Reconocimiento de compensación económica por «trabajo para la casa»

Reconocimiento de compensación económica por «trabajo para la casa» en caso de colaboración temporal en la actividad profesional del otro cónyuge

El TS equipara la colaboración en actividad profesional o negocio familiar en condiciones laborales precarias al «trabajo para la casa» a efectos de compensación económica a la extinción del régimen de separación de bienes.

Interpretación de la expresión «trabajo para la casa» del CC art.1438 a la luz de la realidad social actual

El TS interpreta la expresión «trabajo para la casa» del CC art.1438, en el recurso de casación interpuesto en el proceso de divorcio de un matrimonio sujeto al régimen económico de separación de bienes.

La esposa solicitó, entre otras pretensiones, la compensación económica prevista en el CC art.1438, por contribuir con su trabajo profesional durante el matrimonio a la generación del patrimonio del esposo y haberse dedicado al cuidado y mantenimiento del hogar familiar y de los tres hijos en común –dos de ellos con discapacidad–. Alegaba que, mientras ella tenía el mismo patrimonio que al contraer matrimonio, el esposo lo había doblado, y que ella dejó de trabajar por cuenta ajena cuando nació su tercera hija con una severa discapacidad, empezando a colaborar en el negocio familiar a tiempo parcial.

En primera instancia se desestimó esta concreta pretensión compensatoria por considerar que no procedía la aplicación del CC art.1438, al no haber contribuido la esposa al levantamiento de las cargas del matrimonio solo y exclusivamente con el trabajo para la casa, sino también trabajando en distintos periodos por cuenta ajena o para el negocio del esposo a tiempo parcial, por lo que no cabía considerar que el trabajo para la casa le impidió trabajar durante el matrimonio.

En el recurso de apelación la esposa alegó que trabajó desde 2007 como «falsa autónoma» en el negocio del marido, y que él en ese tiempo dobló su patrimonio con la adquisición de hasta cinco fincas urbanas, lo cual evidenciaba que el cuidado del hogar a ella le había impedido desarrollar su vida profesional y, por el contrario, al liberar al esposo de dicha carga él había incrementado notablemente su patrimonio. La AP considera que la escasa actividad laboral desarrollada por la esposa no es de suficiente entidad o importancia para excluir la aplicación del CC art.1438, y reconoce el derecho a la compensación solicitada, haciendo un cálculo ponderado teniendo en cuenta los periodos en los que la esposa trabajó por cuenta ajena, en exclusiva en el hogar familiar –atendidas las circunstancias de discapacidad de dos de sus tres hijos– y a tiempo parcial y en condiciones laborales precarias para el negocio del esposo.

Contra dicha sentencia, el esposo formuló recurso de casación por infracción de la doctrina jurisprudencial interpretativa del CC art.1438 (TS 26-3-15, EDJ 51649, entre otras), por concederse indebidamente la indemnización contemplada en dicho precepto, dado que la esposa no contribuyó a las cargas del matrimonio «solo» con el trabajo para la casa, sino también con su trabajo fuera del hogar.

El TS desestima el motivo y confirma que la AP ha realizado una valoración razonable al tener en cuenta en el cálculo de la compensación, tanto los períodos en los que la esposa contribuyó a las cargas familiares con el trabajo para la casa de forma plena, como aquellos en los que trabajó en el negocio familiar y que pondera en atención a que su dedicación durante estos períodos era parcial debido a las circunstancias concurrentes –trabajo con horario reducido en el negocio familiar, cargas domésticas notables y alta en Seguridad Social como autónoma, lo que excluía el derecho a indemnización por despido–.

En atención a lo anterior, el TS declara que la colaboración en actividades profesionales o negocios familiares puede considerarse como «trabajo para la casa» que da derecho a compensación, pues con él se atiende principalmente al sostenimiento de las cargas del matrimonio de forma similar al trabajo doméstico, no siendo necesaria la dedicación en exclusiva a este último.

El TS señala en esta sentencia la necesidad de atender a la situación frecuente en la realidad social actual de quien ha trabajado con mayor intensidad para la casa, pero, además, ha colaborado en la actividad del otro cónyuge, aun cuando medie remuneración, en especial

En cualquier caso a la hora de valorar la posibilidad de solicitar una compensación económica  es necesaria la ponderación de las concretas circunstancias que en cada caso concurren. Parecería que la realización de un trabajo fuera del hogar combinado con la realización propia de las “tareas de la casa” no impediría la obtención de una compensación economica a favor del cónyuge que lo ha realizado, y esto no es así:
El Tribunal Supremo, en idéntica fecha a la anterior (S 135/2015, Rec. 3107/2012, denegó una compensación económica a favor de la esposa que combinaba dichas tareas de “trabajo para la casa con la realización de una actividad laboral , al considerar que la dedicación a la casa debe ser exclusiva.
Esta es la doctrina fijada en la actualidad, así el Tribunal Supremo, ÇSala 1ª  de fecha 28-2-2017, nº 136/2017, rec. 556/2016, en sus fundamentos de Derecho se pronuncia en el sentido siguiente:

«El derecho a obtener la compensación por haber contribuido uno de los cónyuges a las cargas del matrimonio con trabajo doméstico en el régimen de separación de bienes requiere que habiéndose pactado este régimen, se haya contribuido a las cargas del matrimonio solo con el trabajo realizado para la casa. Se excluye, por tanto, que sea necesario para obtener la compensación que se haya producido un incremento patrimonial del otro cónyuge».

Y ante las posibles dudas interpretativas que esta doctrina podía haber suscitado en la decisión de algunas Audiencias Provinciales, señaló en las sentencias de 135/2015, de 26 de marzo, 136/2015, de 14 de abril y 614/2015, de 15 de noviembre, lo siguiente:

«Por un lado, ha excluido la exigencia del enriquecimiento del deudor que debe pagar la compensación por trabajo doméstico. De otro, exige que la dedicación del cónyuge al trabajo y al hogar sea exclusiva, no excluyente, (“solo con el trabajo realizado para la casa“), lo que impide reconocer, de un lado, el derecho a la compensación en aquellos supuestos en que el cónyuge que lo reclama hubiere compatibilizado el cuidado de la casa y la familia con la realización de un trabajo fuera del hogar, a tiempo parcial o en jornada completa, y no excluirla, de otro, cuando esta dedicación, siendo exclusiva, se realiza con la colaboración ocasional del otro cónyuge, comprometido también con la contribución a las cargas del matrimonio, o con ayuda externa, pues la dedicación se mantiene al margen de que pueda tomarse en consideración para cuantificar la compensación, una vez que se ha constatado la concurrencia de los presupuestos necesarios para su reconocimiento. El trabajo para la casa no solo es una forma de contribución, sino que constituye también un título para obtener una compensación en el momento de la finalización del régimen – STS 14 de julio de 2011 -».

Esta sentencia revocó la sentencia de  primera instancia y la de apelación en cuanto reconocían a la esposa el derecho a la compensación económica discutida, al considerar que la actividad laboral de la esposa, como administrativa y contable, se desarrolló también por cuenta ajena antes y después de que ambos cónyuges pasaran de un régimen de gananciales a otro de separación de bienes, trabajando asimismo desde la ruptura matrimonial, puesto que la relación conyugal no le ha impedido el desempeño de ningún puesto de trabajo y tampoco la pérdida o merma de expectativas de tal naturaleza rque consta acreditado igualmente que la esposa «desempeña actualmente una concreta actividad laboral, que goza de cualificación universitaria y que cuenta con 39 años de edad. Además la relación matrimonial ha sido de corta duración, 8 años, sin hijos y en el momento de la interposición de la demanda en el mes de enero de 2014, los cónyuges llevaban separados de hecho un año y medio».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar