Incremento de la pensión compensatoria en caso de perderse el empleo en la empresa del ex cónyuge

Trabajar en la empresa del cónyuge: ¿la pérdida del empleo tras el divorcio tendrá consecuencias en la pensión compensatoria?

Pensión compensatoria

El TS ha establecido una posible excepción a su propia doctrina sobre el reconocimiento de pensiones compensatorias, conforme a la cual, se exige que el desequilibrio económico que justifica su determinación exista en el momento del divorcio, sin que los sucesos posteriores, puedan dar lugar a la misma.
Se trata de supuestos en los que los ingresos de quien la reclama procedan de su trabajo en una empresa dirigida por su ex cónyuge, ante el riesgo real de perder dicho empleo, y bajo la condición de efectivamente perderlo.

Incremento de la pensión compensatoria en caso de perderse el empleo en la empresa del ex cónyuge

El caso concreto sobre el que ha resuelto el TS es el de un proceso de divorcio en el que la esposa solicitó una pensión compensatoria por una determinada cantidad. Solicitaba además que, en caso de perder su empleo actual o se le redujese su salario, circunstancias no improbables puesto que trabaja en la empresa del esposo, habría que añadir automáticamente a la pensión compensatoria  la cantidad que dejase de percibir y que antes recibía como ingresos procedentes del trabajo.

El juzgado de primera instancia desestimó la pretensión. La demandante interpuso recurso de apelación la demandante que resultó estimado. En esta estimación del recurso, la Audiencia Provincial estableció una pensión compensatoria por una cuantía que se vería automáticamente aumentada en caso de pérdida de empleo o reducción de salario, en la cantidad que dejase de percibir,  hasta completar la cantidad que en el momento percibiera por su retribución.

El esposo demandado interpone recurso de casación por infracción del CC art.97 sobre el momento en el que el desequilibrio económico ha de concretarse que, conforme a la jurisprudencia del TS, es el de la separación o del divorcio (en adelante solo divorcio); y los sucesos posteriores no pueden dar lugar al nacimiento de una pensión cuya procedencia no se acredita cuando se produce la crisis matrimonial.

El TS reconoce que la aplicación literal de su doctrina jurisprudencial llevaría a la estimación del recurso. Sin embargo, aprecia necesario mitigar el carácter general de dicha doctrina en cuanto a la apreciación de la situación de desequilibrio existente en casos tan especiales como el presente, en el cual los únicos ingresos de la esposa proceden del trabajo que actualmente desempeña en una empresa regida por el esposo.

Considera que, igual que ocurre cuando se trata de fijar un límite temporal a la pensión compensatoria, en el que se está realizando un juicio prospectivo de futuro, en casos como el presente, y desde el mismo momento de la ruptura, también concurre una circunstancia de futuro relevante, pues la continuidad de la situación actual de equilibrio o desequilibrio puede desaparecer por la propia decisión del deudor, lo que supone una afectación directa sobre la situación económica de la esposa.

El juicio sobre la existencia de desequilibrio no se concreta realmente en la cantidad mensual que se establece, sino en la que no ha de desembolsarse en la actualidad precisamente porque trabaja. Pero, en caso de que finalice la actual relación laboral por causa no imputable a ella, sí habrá de abonarse íntegramente; desprendiéndose de todo ello la estimación del recurso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar