Parejas de hecho: ¿Es posible establecer pensión compensatoria tras la ruptura?

En un proceso de adopción de medidas en favor de los hijos menores de una pareja de hecho, de veinte años de duración, se ha estimado la pretensión de la madre de obtener una pensión compensatoria. Recurrida en casación la medida por el obligado al pago, el TS estima el recurso, recordando que la pensión compensatoria es una institución propia del matrimonio, reiterando que no cabe la aplicación analógica del régimen matrimonial al cese de la convivencia de una pareja no casada.

Imposibilidad de aplicar a las parejas de hecho la pensión compensatoria

​En el caso que nos ocupa, los progenitores tuvieron veinte años de convivencia como pareja de hecho. La demandante es la madre, que solicitó además una pensión compensatoria a su favor a cargo del demandado. Basaba esta pretensión en su mayor dedicación a los hijos durante los años de convivencia análoga al matrimonio, y al trabajo remunerado que perderá previsiblemente,  al ser su ya ex pareja el participante mayoritario de la mercantil donde desempeña este trabajo.

El juzgado de primera instancia adoptó las medidas correspondientes en relación a los hijos. También atendió a la petición de pensión compensatoria bajo condición de que, efectivamente, como presume la demandante, pierda la remuneración que percibe por trabajar en la sociedad de la que el demandado es participante mayoritario. Para tal caso, fijaba un límite temporal a dicha pensión de dos años, en atención a su edad y cualificación profesional. Para este pronunciamiento ha tenido en cuenta su dedicación a los hijos y su dispar situación económica respecto al demandado.

El demandado recurrió en apelación tan solo el pronunciamiento referido a la pensión compensatoria. Razonaba que la pensión compensatoria no está prevista para parejas de hecho. Añadía que, en cualquier caso, no le correspondería dicha compensación, por cuanto la demandante ha realizado una actividad laboral durante todos los años de relación.

La AP desestimó el recurso. Apreció que la dedicación exclusiva de la demandante a los hijos permitió al demandado desarrollar su labor profesional y recordó que la pensión sólo sería efectiva si la demandante perdiese la referida remuneración.

El demandado recurre en casación, insistiendo en que la normativa sobre la pensión compensatoria no es aplicable a las parejas de hecho.

El TS estima el recurso y anula la sentencia. Advierte que en la misma no se invoca ningún precepto ni explica cuál es el fundamento y la naturaleza jurídica de la pensión que otorga. Se limita a dar por reproducida la jurisprudencia citada por la sentencia de instancia, dando por bueno que su fundamento deriva de la interpretación legal mantenida por la misma sin especificar a qué jurisprudencia se refiere. Además basa buena parte de sus fundamentos para concederla en un argumento que no procede, la existencia de un enriquecimiento injusto por parte del demandado, pues las expectativas económicas de la demandante no se vieron truncadas.

En cualquier caso, el TS recuerda tener descartada la aplicación analógica del régimen matrimonial al cese de la convivencia de una pareja no casada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar